Desde 2008 atendiendo a nuestros clientes directamente. >>>>>>>>>>> NO SOMOS INTERMEDIARIOS <<<<<<<<<



Esta sección está dedicada a atender las consultas, peticiones, dudas y sugerencias que nos envíen a través del formulario de contacto de nuestra web.

Debe rellenar sus datos completos y enviarnos su consulta a través del formulario.

Además, si llega a contratar nuestros servicios profesionales, obtendrá descuentos si ha contactado previamente mediante nuestro formulario.

Sus datos son confidenciales y no los cedermos a terceros.

Pretendemos servir de ayuda tanto a los que nos envían sus consultas, como al resto de visitantes de nuestra web, creando una base de conocimiento a nivel usuario en realación a las fugas de agua, fugas en instalaciones de calefacción, problemas con chimeneas y shunt, filtraciones de olores, inspecciones de conductos, y todo lo relacionado con los servicios que ofrecemos.

No importa que no haya visto en nuestra web algo específico con el problema que le afecta. Consúltenos y también podríamos ayudarle. somos Arquitectos Técnicos en activo desde 1997, y podemos atenderle en cualquier aspecto relacionado con la edificación y construcción.

Queremos serles útiles, y para no demorarnos más, pasamos a entrar en materia con las consultas que nos han formulado a través del formulario.


CÓMO SABER SI LA CALEFACCIÓN PIERDE POR LA LLAVE DE VACIADO:

   En nuestro espacio específico de “PREGUNTAS Y RESPUESTAS” enviadas por ustedes, una de las que se repiten es ésta, y que puede ser realizada de una forma fácil por los usuarios de la vivienda:

   La instalación de calefacción, tanto caldera, como los radiadores y las tuberías de ida y retorno forman un todo.

   La llave de vaciado tiene  la función de poder tener un medio para vaciar el agua de la instalación de calefacción en caso de necesidad, ya sea por avería, modificación, o mantenimiento de la instalación.

   Normalmente, la llave de vaciado va conectada al circuito de retorno, y no es ni más ni menos, un ramal del circuito de retorno que se conecta a un bote sifónico para poder vaciar a través de la red de desagües de la vivienda.

   La llave de vaciado no tiene más misión que la de abrir o cerrar dicho ramal de desagüe. Deben estar en la zona (planta) más baja de la vivienda por donde discurran tuberías de la calefacción. Habitualmente están en baños, cocinas, cuartos de calderas,  ocultas bajo una tapa de acero inoxidable similar a la de los botes sifónicos.

   El cambio de una llave de vaciado conlleva también la rotura de pavimento para poder trabajar y realizar la sustitución, es decir, que quedará afectado el perímetro de pavimento alrededor de la llave, por lo que hay que tener en cuenta las piezas de reposición para igualar las existentes.

   La forma más fácil y segura de comprobar si una llave de vaciado pierde, es controlando el nivel de agua del bote sifónico al que desagua.

   Para ello es necesario secar el agua que existe en el bote sifónico por completo, y durante la prueba no se pueden utilizar los aparatos del baño que desembocan en él, es decir, lavabo, ducha y bidet en su caso. (El inodoro no desemboca en el bote sifónico).

   Dependiendo de la obligatoriedad de usar el baño donde se encuentra la llave de vaciado, la prueba puede hacerse durante una noche, o durante más tiempo.

   Dado que el bote sifónico ha quedado seco inicialmente, si al cabo de un determinado número de horas (por ejemplo la noche), o mayor duración si se considera, aparece agua en dicho bote sifónico, es señal inequívoca de que la pérdida es por la llave de vaciado.

   Esta prueba puede hacerse con la calefacción apagada o en funcionamiento, según se sospeche si la presión baja durante el funcionamiento, o durante el periodo de inactividad.

   Una vez hecha esta comprobación es cuando ha de tomar la decisión de cambio o continuar otros procedimientos para averiguar la posible fuga.




CÓMO SABER SI LA CALEFACCIÓN TIENE UNA FUGA EN LAS TUBERÍAS:

Previamente a haber realizado la prueba de comprobación de pérdida por llave de vaciado y descartado una fuga en la misma, puede continuar con esta prueba para saber si existe fuga en las tuberías.

Para ello siga los siguientes pasos:

1)      Aunque parezca una evidencia, compruebe todos los radiadores uno a uno (llaves de corte, detentores,  y tapones de los mismos), así como la pared de donde salen las tuberías de la llave y del detentor hacia el rodapié y siguiendo por el suelo en caso de que sea tarima.

2)      Verifique algún posible clavo del rodapié en la vertical de las tuberías, color distinto en la pintura, algún foco de moho, etc. (Sobre todo, compruebe rodapiés de madera, cercos de puertas en su unión con el suelo, y tarima en las cercanías de los radiadores).

3)      En ocasiones, hemos asistido a localizaciones de fugas de calefacción en las cuales era visible, y aunque el propietario nos ha manifestado que no perdía ningún radiador, no había manchas, etc., cuando hemos comprobado, podían haberse localizado a simple vista. (Cierto es que ha sido en los radiadores más escondidos, bajo mesas-escritorios, tras cubre-radiadores, etc.)

4)      Tras el periodo de funcionamiento habitual durante la jornada, apague la caldera. (O desactive el modo calefacción de la misma, y termostatos).

5)      Al igual que cuando la pone en marcha desde la presión inicial, sube por efecto del incremento de temperatura, cuando se apaga y va enfriando, ocurre lo contrario, es decir, baja hasta la presión igual a la que la tenga habitualmente en frío.

6)      Una vez que haya llegado a esa “presión tipo en frío” cierre las llaves de corte de “ida” y “retorno” de la calefacción que se encuentran por la parte inferior de la caldera. (Cabe la posibilidad de que SU CALDERA NO DISPONE de estas llaves de corte de ida y retorno. En tal caso, o un calefactor le instala llaves externas en las tuberías bajo la caldera, o NO SE PUEDE REALIZAR esta prueba). Tampoco podría realizarse durante una inspección la prueba por el método del GAS TRAZADOR, debido a que no se independiza el circuito de tuberías y radiadores de la caldera, y el gas se expulsa a través del purgador automático de la caldera.

7)      Si la pérdida la nota por las noches, es decir en reposo y en frío, déjelas cerradas durante la noche hasta la mañana siguiente para realizar la comprobación.

8)      A la mañana siguiente, encienda la caldera (compruebe que está desactivado el modo calefacción), y verá todavía la misma presión que dejó durante la noche, ya que todavía las llaves están cerradas.

9)      Ahora proceda a abrir las llaves de corte de  “ida” y “retorno” de la caldera que cerró la noche anterior, y compruebe la presión que marca. (Si cuando cerró las llaves estaba lo suficientemente fría, la diferencia de presión que marque será la pérdida en el periodo de horas que ha estado en prueba).

10)   Diferencias de 0,1 bar, pueden considerarse despreciables en esta prueba, ya que es una prueba básica o elemental.

11)   Si no hay bajada de presión, descarte fuga en las tuberías, al menos en reposo y en frío, que es como se ha realizado la prueba. (También existen fugas caprichosas, es decir, que sólo pierden en caliente cuando circula el agua, sólo en frío, o sólo en el periodo de enfriamiento).

12)   En el caso de que haya bajada de presión, y dependiendo de la magnitud de la pérdida, ya puede plantearse seguir los siguientes pasos para localizar la fuga. 









¿ Nuestros servicios de localización de fugas de agua están publicitados en la red mediante otras páginas web bajo otros dominios distintos a www.aguayfugas.es ?

Rotundamente no. Los servicios que ofrecemos los publicitamos únicamente a través de la página web especializada www.aguayfugas.es.Independientemente de esta página dedicada en exclusiva a este tipo de servicios, éstos se encuentran englobados en nuestra página web matriz www.ingeytec.es , mediante inserción como una sección independiente denominada M.P.E. (Mantenimiento Preventivo de Edificios).Cualquier otra página web distinta a las indicadas, no tiene relación alguna con nuestra empresa ni con los servicios técnicos que ofrecemos en el ámbito de la edificación.